lunes, 25 de mayo de 2009

La falsificación de la historia y sus cómplices....

Córdoba. 23 de mayo de 2009

Ante la presentación del libro “El Caso Lanuscou, Columna Norte. La otra historia”.

Expresamos:

“… la falsificación de la historia ha sido una sistematización sin contradicciones, perfectamente dirigida. Y agrego: ha habido una sistemática interpretación de la historia concebida después de Caseros y que no puede explicarse por la simple coincidencia de historiadores y difusores (…) no es, pues, un problema de la historiografía sino de política y así lo que se nos ha presentado como historia es una política de la historia, en que ésta es sólo un instrumento de planes más vastos destinados precisamente a impedir que la historia, la historia verdadera, contribuya a la formación de una conciencia histórica que es la base necesaria de toda política de la nación.”

Arturo Jauretche. Las polémicas de Jauretche. Buenos Aires, 1981.


HOY se busca desmoralizar y resignar a las nuevas generaciones en su voluntad de cambio y mantener a los excluidos y desesperanzados lejos de los reclamos por una justicia social; a través del engaño y la negación de toda una historia de lucha.

Esta campaña, orientada desde el poder político, económico, mediático e intelectual; ha deformado sistemáticamente la realidad de las luchas populares y su natural eslabonamiento histórico. Tergiversando actualmente, los hechos históricos de la Segunda Resistencia Peronista-Montonera.
Lo que aquí sostenemos, es continuación político-ideológica del aporte militante de nuestro compañero Rodolfo Walsh. Que decía:

“Nuestras clases dominantes han procurado siempre que los trabajadores no tengan historia, no tengan doctrina, no tengan héroes y mártires. Cada lucha debe empezar de nuevo, separada de las luchas anteriores: la experiencia colectiva se pierde, las lecciones se olvidan. La historia aparece así como propiedad privada cuyos dueños son los dueños de todas las otras cosas.”

Rodolfo Walsh.
Escritor, periodista y Jefe del Equipo de Inteligencia de Montoneros

En estos últimos años, se viene reciclando sistemáticamente la “Teoría de los dos Demonios” -acuñada en el gobierno de Alfonsín-, con la que los escribas del poder elaboran seudo documentos históricos que han servido y sirven de instrumento para perseguir penalmente a los luchadores sociales y políticos, en especial a los integrantes de la conducción histórica de Montoneros.

Marisa Sadi (quien, desde su caída en la ESMA, sigue las políticas traidoras del equipo de colaboradores de Massera algunos de ellos funcionarios de esta democracia neoliberal); intenta engañar a militantes, organismos de DDHH y a la opinión pública en general, presentando un libro elaborado con metodologías de servicios de inteligencia, que tergiversa la heroica lucha de la familia Lanuscou Miranda.
Se pretende colocar un ladrillo más, en el muro de deformación de la historia de la lucha montonera. Utilizando el relato del combate heroico de nuestros compañeros, minimizando las denuncias contra la dueña del grupo Clarín, Ernestina Herrera de Noble, por apropiación de hijos de luchadores secuestrados y desaparecidos.


No es nuestra política central, analizar y/o criticar escritos difamatorios. Respondemos hoy, excepcionalmente, por la utilización irrespetuosa y amoral que hace Sadi del nombre de nuestro compañero de agrupación David Lanuscou, hermano de Roberto y de nuestros referentes históricos como los Doctores Mario E. Firmenich y Roberto C. Perdía.

Nuestro principal objetivo en la actualidad, es proponer a la sociedad argentina la construcción de una alternativa al modelo Neoliberal, aportar al trasvasamiento generacional que abra la tarea política a las nuevas generaciones para romper el monopolio de la clase política rentista, improductiva y mayoritariamente corrupta; y la participación en el diseño de un proyecto de poder político genuino.

Hacemos una vez más, nuestras las palabras de nuestro referente y compañero Firmenich:

“… lo que consideramos la Eutopía: el desarrollo sustentable con un régimen de economía mixta y democracia participativa, asentado en la ética de la sustentabilidad integral, la cual exige justicia social, eficiencia económica, pluralismo político, sostenibilidad ecológica y diversidad cultural. Estos principios deberían orientar un nuevo contrato social de la Nación Argentina y la integración Suramericana, impulsando una globalización justa, puesto que la sustentabilidad será global o no será.”

Mario Eduardo Firmenich. Eutopía, una propuesta alternativa al modelo neoliberal.
Ed. Colihue. Buenos Aires, 2004.



AGRUPACIÓN MONTONEROS CÓRDOBA


Colaboración: Jorge Falcone.

1 comentario: